martes, 21 de julio de 2015

Grupo de mujeres se levanta para resistir la crisis económica de Puerto Rico

Por Cristina del Mar Quiles para El Nuevo Día

 (horizontal-x3)
La reunión tenía el propósito elaborar ideas a presentar de cara a la asamblea y protesta denominada Acción de Pueblo, convocada para el próximo 24 de julio frente al Capitolio.(Suministrada)
 
Con la certeza de que la crisis y sus secuelas afectan principalmente a las mujeres, unas 60 féminas respondieron este domingo a una convocatoria circulada en redes sociales para dialogar y levantar propuestas que les permitan defenderse ante la precariedad que muchas ya viven y las nuevas dificultades que se avecinan.

Solo habían pasado pocos días desde que la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA) anunció que dejará de ofrecer transportación los domingos, una coincidencia que no fue pasada por alto por las asistentes al encuentro que se realizó en el Parque Luis Muñoz Rivera.

Trabajadoras, desempleadas, universitarias con dos y tres trabajos para sobrevivir; madres, muchas de ellas jefas de familia, y pensionadas hablaron de los pobres servicios de salud que el gobierno ofrece a la gente, del cierre de escuelas, del aumento de impuestos, de los recortes de jornada de trabajos, de la falta de seguridad que amenaza de manera particular a las mujeres en momentos en que hay un violador rondando la zona de Santurce, del alza en el costo de vida en general y de los recortes que se avecinan para hacer aún más precaria la vida en este país.

Un denominador común: la frustración y el coraje, que en ocasiones se evidenciaron con lágrimas y con mucho enojo.

El encuentro tenía el propósito elaborar ideas a presentar de cara a la asamblea y protesta denominada Acción de Pueblo, convocada para el próximo 24 de julio frente al Capitolio. Entonces, el coraje y la desesperanza deberán transformarse en combatividad.

Y es que si una frase fue constante fue la de que “esa crisis, no es nuestra crisis”.

“Nos han enseñado a pagar nuestros impuestos. Los hemos pagado, pero eso no se ha traducido en una mejor calidad de vida. El gobierno no nos ofrece servicios de calidad. Nos están cerrando las escuelas, nos están dejando a pie, nos obligan a tener un plan médico que nos cobra más si nos enfermamos y el plan del gobierno es para morirse esperando a que a uno lo atiendan. Esta no es mi crisis”, manifestó Vanesa Contreras, quien aun con un doctorado, se encuentra desempleada.
“No vamos a pagar una deuda que no es nuestra”, insistió.

Luego de un intercambio de ideas en grupos pequeños, las mujeres discutieron sus propuestas en una plenaria. Todo esto ocurría mientras un grupo de varones, algunos compañeros de varias de las asistentes, se hizo cargo de los niños en lo que llamaron el “cuido solidario”.

Hubo consenso en que el gobierno debe cumplir con su deber de proteger los derechos humanos básicos, como la salud, la educación y el trabajo digno antes de buscar satisfacer la deuda.
Reconocieron, asimismo, la necesidad de mayor educación sobre el significado de la deuda pública y sus implicaciones, por lo que planificarán próximamente un conversatorio con expertos en el tema. Además, se expresó un reclamo de precisar el despilfarro de los gobiernos en obras ostentosas que no respondieron a las necesidades esenciales de los ciudadanos.

El grupo se propone unirse a la petición ya iniciada por otros sectores para solicitar una auditoría ciudadana, elaborar herramientas de educación popular y apoyar al Centro de Periodismo Investigativo en sus reclamos por información sobre la identidad de los bonistas.

De acuerdo con cifras recopiladas por organizaciones feministas en Puerto Rico, el 41% de las mujeres empleadas son solteras, viudas, divorciadas o con una pareja ausente, por lo que para ellas y las familias que dirigen, su ingreso no es suplementario, sino el sustento de sus familias. Se le suma que, como consecuencia de la inequidad que existe en la sociedad, los salarios de las mujeres, en general, son más bajos que los de los hombres, aun cuando las mujeres alcanzan niveles de escolaridad más altos.

El próximo encuentro de mujeres en resistencia a la crisis será el domingo, 9 de agosto, a las 3:00 p.m., también en el Parque Luis Muñoz Rivera, en la arboleda que ubica más cerca del Tribunal Supremo.

domingo, 12 de julio de 2015

Encuentro de Mujeres en Resistencia a la Crisis- domingo 19 de Julio-3 pm-Parque Muñoz Rivera

 
Un grupo de personas nos hemos autoconvocado para una Concentración de protesta e intercambio ("Acción de Pueblo"), en la que habrá mesas de información y recogido de contactos para promover mas participación y acción ciudadana.
También contaremos con un panel educativo sobe la deuda y la crisis fiscal y alternativas distintas a las que impone el gobierno
 
fecha y hora:

viernes 24 de julio de 2015 - 4:00pm - Capitolio (lado norte),
Para + info, favor visitar la página del evento
 
...
Entre las actividades que se realizarán de cara al evento, algunas mujeres estamos convocando a un
 
Encuentro de Mujeres en Resistencia a la Crisis
domingo 19 de Julio a las 3 pm
en el Parque Luis Muñoz Rivera
(en la arboleda cerca del Tribunal Supremo).
 
Allí esperamos vernos las caras, escuchar cómo estamos resistiendo la crisis y tambien comenzar a articular estrategias de lucha que puedan ser socializadas en la actividad del viernes 24 de julio.
 
Les pedimos que traigan mantas, sillas, agua y comida para compartir. Contaremos con cuido.
Esperamos contar con su presencia, tanto personal como colectiva y les pedimos su colaboración para difundir el evento.
 
 
Gracias,
 
Grupo coordinador
Teresa Córdova Rodríguez+ Shariana Ferrer Nunez+ Verónica Rivera Torres
 
* Pueden comunicarse al numero 787-312-2836 para dudas, ideas y sugerencias.
 
 
 

sábado, 27 de junio de 2015

Mensaje al recibir Medalla Juan Santiago Nieves


El pasado miércoles 23 de junio recibí el gran honor de mi vida: la Medalla Juan Santiago Nieves.  Luego de agradecer al Presidente del Colegio de Abogados y Abogadas, Lcdo. Mark Bimbela, a la Comisión Especial que otorgó la medalla, compuesta por los licenciados José Juan Nazario, Rafael Rodríguez, Luis José Torres Asencio y Fermín Arraiza, y a la licenciada y amiga Laura Beatriz Arroyo quien me nominó,  este fue el mensaje que, emocionada, di en la ceremonia de entrega.
Buenas noches.
            Me enorgullece y emociona recibir la Medalla Juan Santiago Nieves por múltiples razones. En primer lugar, por recibirla aquí, en nuestro Colegio, institución tan cuidada y defendida por él. Me enorgullece porque apenas teníamos tres años en la profesión legal cuando la colegiación dejó de ser compulsoria y, al tiempo, tuvimos que organizar la rabia, enviar cartas al tribunal federal, y literalmente salir a la calle a buscar dinero para que este espacio no se convirtiera en un “parking” como auguraban sus detractores.  Me emociona también por recibirla junto a mis admirados Carlo Rivera Turner y Anette Martinez.  A Carlo le conocí como parte del equipo de defensa de la Comunidad Villas del Sol y a Annette en sus funciones como directora de la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Universidad Interamericana. 
            Diez años se dicen rápido, pero han sido tremendos.  Admito, como he admitido en otras ocasiones, que me honra ser parte de una generación que lleva más tiempo como colegiada voluntaria que como colegiada compulsoria. Eso significa, sin lugar a dudas, de que si estamos aquí es porque vemos y vivimos esta institución como una herramienta indispensable para adelantar, desde la abogacٕía, las causas más justas como lo hacía Juan Santiago.  
        Si algo aprendí de él fue que, dentro de la profesión, se podía hacer y ser muchas cosas. Litigante fervoroso y apasionado; estudioso del derecho y la historia; activista de derechos humanos y un ser humano desprendido y bondadoso, con un gran sentido del humor y un compromiso interior firme con la justicia social, de esa que se trabaja de adentro hacia fuera, de abajo hacia arriba.  Juan Santiago, abogado de Juan Mari Brás, defensor de los niños y niñas con diversidad funcional, fervoroso activista por la libertad de Oscar López Rivera se nos presentaba, como otras y otros grandes de nuestra profesión, como una figura a emular para ser mejores como personas, mejores habitantes de este país y, por ende, mejores profesionales del Derecho.
            Desde que recibí la llamada de Luis José informándome de la entrega de esta medalla, he repasado mentalmente los encuentros que tuve con Juan y las historias que las personas que le conocieron compartieron sobre él al momento de su partida y he llegado a la conclusión de que además de su gran intelecto, su compromiso y verticalidad, Juan se destacó por ser tremendo compañero.  
Dice la Real Academia de la Lengua Española que compañerismo es:
1. m. Vínculo que existe entre compañeros (y compañeras).
2. m. Armonía y buena correspondencia entre ellos (y ellas). 
            Juan sabía acompañar a las personas, en distintos espacios y a distintos niveles, desde lo más común y cotidiano hasta lo más profundo y especial. De hecho, mi compañero Benjamín Muñiz aprovecha la más mínima oportunidad para hablar de como él y Juan se acompañaban en el trayecto Bayamón-Universidad de la guagua de la AMA de Bayamón y, mientras, hablaban de política, historia, derecho y tratando de descifrar la historia constitucional de Puerto Rico. He repasado también mis pocos encuentros con Juan, desde la primera vez que contestó todas mis preguntas cuando yo le pregunté si él era el abogado de Mari Bras  y cuando lo escuchaba en las noches en el programa de Haydeé Colón.  Fue un buen compañero cuando abrió las puertas de las oficinas que compartía con José Juan Nazario para que abogadas y abogados jóvenes pudiéramos defender a la comunidad Villas del Sol de un desahucio injusto.  Fue buen compañero cuando fue el gestor de múltiples actividades a favor de la excarcelación de Oscar López Rivera que todavía al día de hoy se siguen gestionando.  Con ese ejemplo me quedo.
            Acepto esta medalla como una invitación a ser mejor persona,  a ser mejor compañera de vida y de lucha. Las defensoras y los defensores de derechos humanos siempre vivimos momentos difíciles. Como la nuestra es una agenda amplia, siempre a alguien incomodamos con nuestras demandas. Cada cierto tiempo, ser rebelde e inconforme, como nos invitaba a ser la Prof. Erika Fontanez Torres cuando recibió la Medalla Nilita Vientós Gastón, nos pasa factura.
            Recibimos burlas, amenazas, cuestionamientos de nuestras motivaciones. A veces se nos deja solas, se nos condena al ostracismo solamente por cuestionar. Vivimos tiempos difíciles. Y precisamente por eso es cuando más que nunca debemos ser buenos y buenas compañeros. Escucharnos, discutir, debatir, enojarnos pero siempre desde el respeto y el entendimiento de que no somos perfectas ni perfectos. Debemos cuidar la sonoridad de la solidaridad. Que nuestra palabra solo hiera al que viola los derechos de las personas más pobres, más discriminadas y las más violentadas. Que seamos valientes para empujar la agenda de los derechos humanos hacia al frente, sin olvidar quien queda atrás; y que sepamos reconocer y apreciar la mano amiga de quien lucha por lo mismo que nosotros y nosotras: un Puerto Rico mejor.
            Juan Santiago fue buen compañero y, aún hoy,  su ejemplo me acompaña todos los días. Y cuando entro a mi pueblo de Caguas busco siempre el arbolito en el Jardín de los Siemprevivos que fue sembrado en su honor. Lo busco para saludarle, brindarle mis respetos pero también para nuevamente darme cuenta de que no estoy sola. Que me acompañan ustedes los y las integrantes de esta ilustre institución; me acompañan las mujeres del movimiento feminista y demás defensores y defensoras de derechos humanos tanto de Puerto Rico como de Nuestra América; me acompañan mis amigas quienes me rescatan de los días más tristes; mi familia, la de Caguas y la de Aguadilla, que me apoya sin medidas, y las miles de personas que estamos convencidas de que el mundo puede y debe ser mejor.
            Agradezco la ternura y fuerza de esa compañía y me comprometo hoy, ante ustedes y en honor al siemprevivo Juan Santiago Nieves, a acompañarles yo también.
Gracias, muchas gracias!

miércoles, 22 de abril de 2015

Viviana


No recuerdo cuando ni dónde la conocí. Solo recuerdo a una alegre y energética jovencita que, un buen día, se me acercó para hablarme de sus ganas de unirse a algún colectivo feminista y trabajar a favor de la juventud. Se llamaba Viviana. Hablaba rápido y solamente respiraba para sonreír. Mi entusiasmo ante su entusiasmo alcanzó su punto máximo cuando me dijo con orgullo "soy hermana de María Cristina", compañera feminista a la que quiero y respeto por su consistencia y gran generosidad.

Con apenas 17 años Viviana Pacheco Alcalá colaboró con la organización del IV Congreso Mundial sobre los derechos de la Niñez y la Adolescencia que se celebró en Puerto Rico en el 2010 y, para el cual,  Viviana nos escribió a las integrantes del Movimiento Amplio de Mujeres para alertarnos sobre la importancia de incorporar la perspectiva de género a ese Congreso. Y esa fue una de las tantas gestiones que hizo a favor del derecho de las mujeres a vivir en paz. Siempre grande, Viviana.

El pasado viernes perdimos a Viviana en un accidente de auto. Tenía 22 años. Era hija, hermana, tía, amiga, activista, estudiante y, más que nada, una gran soñadora. Algunas de sus personas conocidas se han desbordado de amor en su muro de facebook. Palabras como "feminismo", "lucha", "derechos humanos", "alegría", "sonrisas", "persistencia", "bondad" abundan en los mensajes, muchos de los cuales fueron escritos por jóvenes como ella.  . No, no hay manera de darle vuelta al asunto: su partida representa una gran pérdida para todas y todos; por eso la lloramos, la sentimos y la sufrimos; por eso, nunca la vamos a olvidar.

En su discurso de graduación de "Nuestra Escuela", Viviana dijo:

"Ante esto yo me pregunto, entonces, ¿dónde está el micrófono para cambiar el mundo, dónde está el botón para cambiar la mente de las personas, dónde está el beso para conseguir el amor, dónde está el abrazo para conseguir la paz... quién tiene el corazón para cambiar a Puerto Rico? Desconozco porque me hago tal pregunta. Aquí estamos."

....

"Estoy consciente que esto ya lo han escuchado antes y, en múltiples ocasiones. Pero nunca lo habían escuchado de mí. De Viviana María Pacheco Alcalá. Oficialmente, un ser humano física y emocionalmente saludable, con valores espirituales y éticos, con vínculos afectivos y responsables con mi pareja y mi familia, comprometida con el desarrollo de una sociedad democrática., cultura de paz y el mejoramiento de mi comunidad."

Sus palabras me hacen pensar en la importancia de escuchar a nuestras personas jóvenes. No basta con quererlas y cuidarlas. Hay que respetarlas, validarlas, proveerle espacios para crecer y actuar y acudir a sus llamados y convocatorias. No mirarlas desde la autoridad de los años y la experiencia; ni de la condescendencia. Debemos verlas de igual a igual; aprender de sus preguntas y buscar junto con ellas las respuestas. Sé que Viviana se encontró con muchas mujeres en su vida que la trataron con respeto y amor, como hicieron las compañeras de Taller Salud.
 
En medio de la tristeza, honremos la vida de Viviana y veámosla como inspiración para trabajar codo a codo con todas las otras jóvenes que nos encontremos en el camino con las mismas ganas de cambiar el mundo que tenía ella.  Y, también en honor a ella,  nunca desliguemos la alegría, las sonrisas y la energía de nuestras luchas.

 Ya te extrañamos, querida Viviana. Gracias por nunca haber dejado de volar.

 
Ilustración de Mónica Carretero




jueves, 12 de marzo de 2015

Todos los derechos para todxs lxs humanxs

Justo cuando algunxs de nosotrxs literalmente nos desvelamos para terminar un informe que dará cuenta de las terribles violaciones de derechos humanos en Puerto Rico, en especial, contra las personas inmigrantes, los niños y niñas víctimas de trata y contra los que necesitan educación especial, la comunidad LGBTT y las mujeres (incluyendo las confinadas), en Puerto Rico se debate si debemos quitarle el derecho al voto a lxs confinados. No puede ser casualidad.

Veo a amigas y amigos, en completa paz, cuando se adhieren al discurso de los confinados y confinadas como los "otros y otras" que "tienen que pagar su deuda con la sociedad"; y que el "voto no es un derecho, sino un privilegio". En otros escenarios, esas amigas y amigos son personas afines en otras causas, como las de la excarcelación de Oscar López, a quienes defendemos precisamente de discursos totalizantes como esos.

Hoy parece importante reafirmar las máximas de:

La DIGNIDAD del ser humano es INVIOLABLE;

Los derechos HUMANOS son UNIVERSALES e INDIVISIBLES.

Si creemos en nuestra propia humanidad sería imperativo aceptar que no estamos dispuestas ni dispuestos a ceder un pedacito de quienes somos, ni un ápice de nuestra integridad física y moral. ¿Verdad? Pues las personas confinadas tampoco!

El mundo que yo deseo es uno sin discrimen, libre de violencias y capaz de fomentar el desarrollo de todas las personas sin importar sus circunstancias. Es un mundo con un Óscar excarcelado, donde mi niño Alejandro tenga todas las oportunidades del mundo a pesar del autismo; y en el cual no tiremos a pérdida a ningún ser humano/a, aunque nos cueste y nos duela (porque sí, a veces duele mucho reconocer la humanidad en el otro o en la otra!).

No puedo ni quiero elegir cuáles derechos quiero defender. Yo los defiendo todos, porque TODOS me protegen a mí.

jueves, 26 de febrero de 2015

Logramos la Carta Circular para la política pública de equidad de género en la educación

¡Alegría! ¿Qué mejor manera para interrumpir el hiato de este espacio para celebrar que el Secretario de Educación firmó la Carta Circular 19-2014-2015 que establece la política pública de equidad de género a través de un currículo con perspectiva de género. Aunque la Carta no es un fin en sí mismo, y ahora comienza la fase más importante (la implementación) no es menos cierto que la misma constituye un tremendísimo instrumento a favor de los derechos humanos de las personas que habitamos Puerto Rico. Enhorabuena. Ha sido un verdadero orgullo ser parte de un movimiento hermoso, diverso y valiente que hoy puede celebrar este gran avance en la gesta de la equidad!



martes, 15 de julio de 2014

Taller Salud: apostando al poder de nuestras más jóvenes

Taller Salud es una organización de base feminista comunitaria que trabaja por el bienestar integral de las niñas, jóvenes y mujeres adultas, dirigida prioritariamente a comunidades de escasos recursos. 

Es, en otras palabras, un proyecto vital para el país.

En su andar por más de 35 años de existencia, Taller Salud ha impactado a no menos de 35 mil mujeres, es decir, a unas mil por año. Sus servicios son variados pero todos centrados en la paz para las mujeres y sus comunidades; desde proyectos que utilizan el arte para prevenir el VIH/SIDA hasta iniciativas innovadoras para derrotar los imaginarios violentos dónde se desenvuelve una gran parte de nuestra juventud. Su ubicación en Loíza le brinda un acceso directo a una comunidad desventajada que reconoce en las compañeras de Taller Salud a sus aliadas.

En medio de su actual campaña de recaudación de fondos tuve la oportunidad de platicar con Lizmarie William Newton, mejor conocida como Choco.

Choco es una joven mujer de 21 años, vive en el residencial público Yukiyú en Loíza. Tuvo a su primera hija a sus 14 años y a su primer hijo a los 20 años. Choco es una participante de Taller Salud que luego de tomar los talleres sobre educación pre-natal se convirtió en una tallerista, que reclutó e impartió los talleres a otras jóvenes loiceñas. Choco expresa con satisfacción que ella se aseguraba de que todas sus reclutadas llegaran al taller para obtener la información que en su momento ella misma recibió sobre sus derechos como mujer embarazada antes, durante y después del parto. Choco habla con orgullo de su derecho a decidir sobre el parto y su derecho a lactar. Le satisface saber que sus talentos pueden ser utilizados a favor de otras muchachas. "Me siento útil", dice con una sonrisa en el rostro.

Satisfecha también se manifiesta Michelle Collado Toro, quien labora en Taller Salud desde el 2011 y fue quien impartió los talleres de educación pre-natal a Choco.  Dichos talleres fueron parte de una propuesta a corto plazo de la organización March of Dimes, pero gracias al trabajo de Michelle y de las participantes, sus efectos fueron más allá de lo inicialmente proyectado. Juntas trabajaron temas como la alimentación ideal durante el embarazo, los cambios en el cuerpo, el parto, la lactancia y métodos anticonceptivos. Piensa Michelle que es importante transmitirle toda la información posible a las participantes para que sean cada vez más poderosas.

Folleto informativo de Taller Salud


Más allá de las historias de éxito, Michelle conoce de primera mano lo que es tener el corazón roto por una participante cuyas circunstancias de vida la atan a la pobreza o la violencia. Trabajar con niñas que crian niñas siempre es un reto, sobre todo, cuando algunas -aún después de recibir los talleres- quedan embarazadas nuevamente. Es en tales momentos cuando Michelle aplica un postulado básico de los derechos humanos de las mujeres: "Mi cuerpo es mío, yo decido". "El mero hecho de saber que las cosas pueden hacerse de otra manera es super valioso", dice.

De eso precisamente se trata Taller Salud: abrir puertas a las mujeres para hacer las cosas de otras maneras que propendan a su paz, felicidad y libertad. Nos toca a nosotras y nosotros apoyar sus esfuerzos.

APOYA A TALLER SALUD. Haz tu aportación aquí: